Depósito solar

Inicio » Solar » Depósito solar

La energia solar captada no puede ir directamente a un depósito de ACS o consumo sino que se tiene que que acumular en un depósito previo, llamado depósito solar. El principal motivo por el que se realiza esta diferenciacion es porque la normativa prohibe los depositos con doble serpentín, es decir que al mismo depósito le llegase el aporte energético solar y el aporte de la energía convencional, ya que de esta manera no quedaría tan claro el beneficio ambiental. Es por eso que el agua calentada con la energía solar debe de entrar como entrada de agua fria al depósito de ACS o consumo. En ese momento dependiendo de la temperatura de entrada al deposito de ACS, se puede decidir (mediante centralita y sondas de temperatura) si ese ACS se puede servir directamente a consumo o si necesita un aporte energético desde instalación auxiliar (gas, gasoleo C, propano o electricidad) para que llegue a la temperatura objetivo.

El volumen de acumulación estará  entre el ratio 50 a 180, generado al dividir el volumen de acumulación entre la superficie de captación. El tipo de depósito puede ser de dos tipos: deposito Inercia que requerirá la instalación de un intercambiador de placas o un interacumulador que viene con un intercambiador integrado en el, llamado serpentín.

Los distinto materiales de los que puede ser este depósito son: acumuladores de acero vitrificado con protección catódica; acumuladores de acero con un tratamiento que asegure la resistencia a temperatura y corrosión con un sistema de protección catódica; acumuladores de acero inoxidable adecuado al tipo de agua y temperatura de trabajo; acumuladores de cobre; acumuladores no metálicos que soporten la temperatura máxima del circuito y esté autorizada su utilización por las compañías de suministro de agua potable; acumuladores de acero negro (sólo en circuitos cerrados, cuando el agua de consumo pertenezca a un circuito terciario.

 

Galería de imagenes