Los problemas con la geotermia empiezan a aumentar en los sistemas que se dimensionaron de forma inadecuada y que con el paso de horas de funcionamiento solo amplifican estos efectos. Estos efectos pueden ser de diferentes tipos. Destacan principalmente: no lograr alcanzar las temperaturas objetivo en la vivienda, un aumento del coste anual de calefacción, congelamiento de pozos, servicos tecnicos de las marcas que desaparecen o que no saben solucionar y la peor posible que es la rotura del compresor. Vamos a analizar estos problemas y las posibles soluciones de las que disponemos. 

Geotermia : Problemas más frecuentes

La mala regulación de la geotermia, este es el menor de los problemas posibles ya que normalmente solo se requiere un técnico cualificado que haga funcionar la geotermia en un rango de temperaturas y horarios que maximicen la eficiencia de la instalación y con esto el ahorro. Es muy normal que la mayoría de empresas instaladoras dejen la regulación con los parámetros de fabrica, la mayoría de las bombas de calor geotermicas se fabrican en el norte de Europa, luego es fácil deducir que hay margen para la optimización.

El congelamiento de pozos es otro de los problemas más comunes en este tipo de instalaciones con geotermia. El principal síntoma por el que se detecta este problema es el aumento anual del coste de la calefacción, esto de suele deber a que se agota la energia que se puede obtener de los pozos con lo cual cada invierno funcionan más horas las resistencias de apoyo eléctrico. Ante este problema hay varias medidas que se pueden llevar a cabo para atenuar este mal dimensionamiento. Con suerte pueden ser filtros o bombas circuladoras que no estén trabajando correctamente, la solución podría rondar desde los 100 a 300 €, si en cambio el problema son los pozos de geotermia o la superficie de captación horizontal el coste de solucionarlo aumenta de gran medida, pudiendo ser necesario incluso cambiar la geotermia por aerotermia, coste aproximado 9000 €.     

El mayor problema que nos podemos encontrar en una instalación de geotermia para calefacción y ACS, es la rotura del compresor. Esto se suele deber principalmente a que cuando se hizo la instalación de la sala de calderas, el instalador para resultar más atractivo decide de forma muy equivocada quitar el depósito de inercia para calefacción. Al no disponer de este depósito, la geotermia empieza a arrancar continuamente, la mayoría de los fabricantes tienen un compresor sin modulación. La vida de un compresor viene definida por su número de arrancadas, así que sin inercia la vida del compresor puede pasar de 25 años a 4 o 5. Este problemas es el mas serio posible ya que nos exigiera comprar una geotermia nueva, lo que supone una inversión de 10.000 € . 

Casi al mismo nivel de que te rompa el compresor esta otro problema frecuente con el fabricante. Las marcas de prestigio de bombas  de calor geotermicas suelen disponer de un servicio técnico oficial, en este caso no hay problema ya que se dispone de capacidad humana y de los recambios necesarios para las posibles averías que aparezcan en la instalación. Si el fabricante es casualmente el mismo que el instalador, estamos en un caso de simple emsambladores, con lo que el mínimo problema que aparezca puede ser muy grave, incluso puede no tener solución y obligarnos a gran desembolso económico.

Lo que nunca se puede olvidar es que la geotermia es la tecnología que alcanza el mayor rendimiento y ahorro, también es la que requiere una mayor inversión inicial y es por eso que si no se cumplen las expectativas de consumo anual, hay que ahondar en los motivos y dejarse de excusas incongruentes como: el consumo eléctrico es porque se  usa mucho el horno, hay un aislamiento que no deja calentar el suelo, y demas argumentos de muy poco peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *