En muchos de nuestros proyectos desarrollado en Asturias y otras provincias las instalaciones para calefacción y climatización basados en sistemas radiantes logran maximizar el ahorro cuando se combinan con instalaciones geotérmicas ya que optimizan los rendimientos de los equipos generadores. Por otro lado los sistemas radiantes aportan el máximo confort al cliente por su homogeniedad de temperaturas en el recinto, ausencia de ruidos y polvo en suspensión.

Optimizando el Ahorro

La instalacion geotérmica con suelo radiante optimiza el funcionamiento de la calefacción, logrando mayores niveles de confort a un precio mucho más reducido, esto sucede principalmente por dos motivos: el primero se basa en el funcionamiento de los suelos radiantes, ya que estos trabajan con temperaturas de impulsión para calefacción muy cercanas a las temperaturas objetivo de los recintos. Estos sistemas trabajan con saltos térmicos muy pequeños y en el régimen en el que la bomba de calor tiene los rendimientos máximos, a más temperatura de impulsión para calefacción menor COP de la bomba de calor y esto implica menor ahorro.

El segundo motivo se basa en que con el suelo radiante, necesita menor temperatura de aire para lograr la temperatura operativa si lo comparamos por ejemplo con radiadores. La temperatura operativa la podemos definir como la media de temperaturas del aire y de los cerramientos del local. Asi tenemos tambien menores perdidas térmicas ya que aunque aumentan las pérdidas por conducción disminuyen en mayor grado las de ventilación.

Máximo Confort

Otra gran ventaja de los sistemas de calefacción mediante superficies radiantes es el alto grado de confort que se logra. Este confort tan superior al logrado mediante radiadores o fancoils se alcanza debido a que el gradiente de temperaturas que se logra con el suelo radiante es el más parecido al de las necesidades de la persona. Además se obtiene otra gran ventaja por la forma de transmision de calor, ya que al utilizar mucha más superficie para la transmisión de calor, se logra un temperatura muy homogénea en toda la sala a calefactar, con lo que se logra no tener zonas muy calientes y otras que casi siempre estan frias.

El confort tiene un  pequeño inconveniente, y es que es muy complicado su cuantificación en terminos de económicos, especialmente en viviendas unifamiliares. Pero si se tienen casos de lugares de trabajo como oficinas en las cuales se observa que a mayor confort se incrementa claramente el rendimiento de profesional. Este confort ademas de por variables como temperatura y humedad, tambien se puede medir en grado de particulas de polvo en suspensión, velocidad de aire o ruidos.

Buena Inversión

Aunque la instalación de superficies radiantes es una buena inversión y en especial con la geotermia, hay que tener en cuenta que representa un significativo aumento de la inversión inicial. Aunque en el aspecto positivo destaca por su bajo mantenimiento, larga vida útil, el gran ahorro anual en energía que se logra (en torno al 70% en zonas que tengan grandes alturas) y el aumento de espacio útil en la edificación, y que puede aportar calentamiento o refrescamiento al recinto.

Mejor Combinacion Para Mejor Instalación

Por todo lo expuesto anteriormente se puede deducir que si logramos combinar por un lado el suelo radiante con el que principalmente se logra gran rendimiento (ahorro) aunque la inversión inicial sea más alta con una instalación geotérmica ya sea horizontal o vertical que es la que nos permite obtener el kWh a menor precio, podremos tener un excenlente sistema que además se complementa totalmente al partir de principios de funcionamiento similares, como la baja temperatura, el caracter inercial de ambas, y con todo ello aumentar de gran manera el ahorro anual en calefacción, ACS y refrigeración ya sea para vivienda, oficina o proceso industrial que lo requiera.

Fuente III Congreso GeoEner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *