ACS

Inicio » Biomasa » ACS

El agua caliente sanitaria o ACS es el agua destinada a consumo humano que ha sido calentada. Se utiliza para ducharse, para lavarse en el lavabo o en el bidé, cocinar, etc…, la normativa vigente fija que una persona que vive en una vivienda unifamiliar necesita para mantener su confort 30 litros de ACS a 60ºC , estos valores cambian, de modo que si esa persona vive en un vivienda multifamiliar requerirá de 22 litros a 60ºC. El cantidad en litros de ACS varia dependiendo de el tipo de edificación: hoteles, hospitales, escuelas,…

Los sistemas de preparación de Agua Caliente Sanitaria están totalmente extendidos en nuestra sociedad. En la actualidad consideramos el agua caliente como un requisito de confort imprescindible en nuestras vidas.
Los sistemas de preparación y distribución de agua caliente evolucionaron de la mano de la ingeniería hidráulica y energética hasta el punto de poder convertirse en un bien común al alcance de la mayoría de la población.
El desarrollo de la industria electrónica permitió la evolución de técnicas de regulación automática capaces de garantizar una distribución de agua adecuada a las necesidades de confort de cada usuario. La evolución de los distintos sistemas de aislamiento, intercambiadores, etc., ha permitido la fabricación de sistemas con mayor rendimiento. Las fuentes alternativas de energía, por ejemplo la energía solar, son cada vez más utilizadas, permitiendo la obtención de un agua caliente de calidad con menor impacto en el medio ambiente y un considerable ahorro energético.

Existen tres formas principales de producción del agua caliente sanitaria en un edificio:

  • Instantánea: Consiste en un intercambiador de calor dimensionado para la potencia instantánea máxima (caudal punta).
  • Por acumulación: Para reducir la potencia necesaria el agua caliente se acumula en depósitos de manera que se disponga de una reserva para el momento de máxima demanda.
  • Por semiacumulación: El sistema de acumulación tiene depósitos con un menor volumen que el anterior, por lo que el agua acumulada cubre un periodo de punta de consumo más breve. Se requiere mayor potencia de calderas que en el caso del sistema de acumulación.

Con relación a la temperatura de producción, el Reglamento de 1981, buscando el mayor ahorro de energía posible, esta- bleció una temperatura máxima de preparación de 58°C, promoviendo asimismo mayores volúmenes de acumulación y menores potencias de producción, ya que ésta es una de las características fundamentales de las instalaciones de la época en que se aprobó.

Sin embargo el mayor conocimiento de la Legionelosis ha obligado, por motivos sanitarios, a modificar estas medidas. El Real Decreto 865/2003, por el que se establecen los criterios higiénico sanitarios para la prevención y control de la Legionelosis, fija en 50°C la temperatura mínima a asegurar en los puntos de con- sumo, en 60°C la temperatura continua de acumulación, y exige que, al menos una vez al año, toda la instalación alcance los 70°C.

Con la caldera de pellets (biomasa) normalmente se utiliza un depósito llamado multienergia, para acumular el agua de calefacción con el de agua caliente sanitaria, en un circuito primario conjunto, teniendo a la salida de las tomas de ACS un intercambiador de placas que produce agua caliente sanitaria instantánea. Las tuberias pueden ser de cobre o plástico, segun las preferencias de cada persona. A dia de hoy y por temas de salubridad se opta más por las tuberias multicapa de plástico.

Si quiere conocer un poco más nuestro trabajo e instalaciones le invitamos a que visite nuestro album de fotos y canal de videos en estos enlaces de Youtube y Flickr

A nivel más detallado le dejamos dos enlaces a una instalación con caldera de Pellets en una vivienda Unifamiliar

Video Sala de Calderas con Caldera Pellets en vivienda unifamiliar de Asturias

Album Fotos Instalación con Caldera Pellets Asturias

Galería de imagenes