Microcogeneración

Inicio » Autoconsumo » Microcogeneración

¿Qué es la microcogeneración? Se trata del aprovechamiento del calor residual producido con objeto de incorporarlo como parte del proceso termodinámico para calefacción o agua caliente sanitaria, sin necesidad de recurrir a ninguna otra fuente de calor. Para ello se aprovecha el calor disipado en las máquinas térmicas de potencia o generadores eléctricos que, de otra forma, se perdería.

Con la microcogeneración se consigue la independencia del suministro eléctrico externo, necesitando tan sólo el acceso al combustible necesario para la generación eléctrica, que se produce únicamente cuando las necesidades de iluminación y alimentación de aparatos eléctricos lo requieren.

La caldera funciona de forma bastante sencilla, entra gas en un motor de combustión en el que se quema generando un aumento de la temperatura del agua debido a la combustión. Este agua se convierte en vapor y pasa por una turbina a la que hace girar y que genera electricidad, una vez ese vapor pasa por la turbina y ha ayudado a generar electricidad, queda como un producto residual. Con la microcogeneración lo que se hace es recuperar este calor para usos térmicos, normalmente en viviendas este calor se aprovecha para el calentamiento de ACS y para aportación de energía de calefacción. De este proceso se obtiene su gran eficiencia ya que se aprovecha toda la energía disponible.

Se puede usar como fuente el calor para las necesidades de confort (agua caliente, calefacción, resulta especialmente adecuada para piscinas, saunas y otros servicios en hoteles o en comunidades de vecinos. El ahorro energético de la cogeneración por parte de los consumidores finales de la energía resulta evidente en cuanto a combustible primario ( gas natural, petróleo, biomasa). Estos consumidores finales pueden ser los habitantes de viviendas unifamiliar o una comunidad de vecinos, tanto en entornos aislados y dispersos como en la ciudad.

Galería de imágenes